top of page

¿Qué es la diabetes tipo 2?




La diabetes es una enfermedad crónica (de larga duración) que afecta la forma en que el cuerpo convierte los alimentos en energía.


Su cuerpo descompone la mayor parte de los alimentos que come en azúcar (también llamada glucosa) y los libera en el torrente sanguíneo. El páncreas produce una hormona llamada insulina, que actúa como una llave que permite que el azúcar en la sangre entre a las células del cuerpo para que estas la usen como energía.


Con diabetes, su cuerpo no produce una cantidad suficiente de insulina o no puede usar adecuadamente la insulina que produce. Cuando no hay suficiente insulina o las células dejan de responder a la insulina, queda demasiada azúcar en el torrente sanguíneo y, con el tiempo, esto puede causar problemas de salud graves, como enfermedad del corazón, pérdida de la visión y enfermedad de los riñones.


Todavía no existe una cura para la diabetes, pero perder peso, comer alimentos saludables y estar activo realmente puede ayudar. Otras cosas que puede hacer:

  • Tomar el medicamento según lo prescrito.

  • Obtener educacion y apoyo para el autocontrol de la diabetes

  • Hacer y asistir a citas de atención médica.


Causas

El páncreas produce una hormona llamada insulina, que actúa como una llave que permite que el azúcar en la sangre entre a las células del cuerpo para que estas la usen como energía. Si usted tiene diabetes tipo 2, las células no responden de manera normal a la insulina; a esto se lo llama resistencia a la insulina. Para tratar de hacer que las células respondan, el páncreas produce más insulina, pero no podrá mantener el ritmo y los niveles de azúcar en su sangre subirán, lo cual crea las condiciones propicias para la prediabetes y la diabetes tipo 2. Tener niveles altos de azúcar en la sangre es dañino para el cuerpo y puede causar otros problemas de salud graves, como enfermedades del corazón, perdida de la visión y enfermedades de los riñones.


Síntomas y factores de riesgo

Los síntomas de la diabetes tipo 2 generalmente van apareciendo a lo largo de varios años y pueden estar presentes durante mucho tiempo sin que se noten (a veces no habrá ningún síntoma notorio). Y debido a que los síntomas pueden ser difíciles de identificar, es importante saber cuáles son los factores de riesgo y que vea a su médico para que le haga un análisis de sangre si tiene alguno.


Detección

Puede averiguar si tiene diabetes con un sencillo análisis de sangre. Si le revisaron el nivel de azúcar en la sangre en un laboratorio, haga seguimiento en un centro médico o el consultorio de su médico.


Manejo

A diferencia de la forma en que se manejan muchas otras afecciones, será principalmente usted quien maneja la diabetes con la ayuda de su equipo de atención médica (que incluye a su médico de atención primaria, médico de los pies, dentista, médico de los ojos, nutricionista dietista certificado, educadora sobre la diabetes y farmacéutico), su familia y otras personas importantes de su vida. El manejo de la diabetes puede ser un desafío, pero todo lo que haga para mejorar la salud ¡vale la pena!


Es posible que pueda manejar la diabetes tipo 2 con una alimentación saludable y con actividad física o que su médico le recete insulina, otro medicamento inyectable o medicamentos orales para la diabetes para ayudarlo a controlar los niveles de azúcar en la sangre y evitar las complicaciones. Si se inyecta insulina o toma otros medicamentos, aún necesitará alimentarse de manera saludable y hacer actividad física. También es importante que mantenga la presión arterial y el colesterol bajo control y que se haga las pruebas necesarias de detección.


Deberá revisar el nivel de azucar en la sangre regularmente. Pregúntele al médico con qué frecuencia se los debe revisar y cuáles son los valores en los que deben estar. Mantener los niveles de azúcar en la sangre lo más cercanos posible a los valores objetivo lo ayudará a prevenir o retrasar las complicaciones relacionadas con la diabetes.


El estrés es parte de la vida, pero puede hacer que sea más difícil manejar la diabetes, por ejemplo, controlar los niveles de azúcar en la sangre y ocuparse de los cuidados diarios que requiere la diabetes. Hacer actividad física regularmente, dormir lo suficiente y hacer ejercicios de relajación puede ayudar. Hable con su médico o educador sobre la diabetes acerca de estas y otras maneras de manejar el estrés.


Haga citas regulares con su equipo de atención médica para estar seguro de estar siguiendo adecuadamente el plan de tratamiento y para que lo ayuden con nuevas ideas y estrategias si las necesita.


Ya sea que acaba de recibir el diagnóstico de diabetes o que la haya tenido por un tiempo, reunirse con un educador sobre la diabetes es una muy buena manera de obtener apoyo y orientación para saber:

  • Cómo crear un plan de alimentación saludable y de actividad física.

  • Cómo revisarse los niveles de azúcar en la sangre y llevar un registro de los resultados.

  • Cómo reconocer los signos de que sus niveles de azúcar en la sangre están altos o bajos y qué hacer al respecto.

  • Si necesita insulina, cómo administrársela con una jeringa, pluma o bomba.

  • Cómo revisarse los pies, la piel y los ojos a fin de detectar los problemas temprano.

  • Cómo comprar suministros para la diabetes y guardarlos adecuadamente.

  • Cómo manejar el estrés y ocuparse de los cuidados diarios que requiere la diabetes.


La diabetes tipo 2 y los jóvenes

Las tasas de obesidad infantil están aumentando, y también están aumentando las tasas de diabetes tipo 2 en los jóvenes. Más del 75 % de los niños con diabetes tipo 2 tienen un pariente cercano que también la tiene. Pero no siempre es solo por la relación familiar, a veces puede también ser porque comparten ciertas costumbres que pueden aumentar el riesgo. Los padres pueden ayudar a prevenir o retrasar la diabetes tipo 2 si hacen un plan para toda la familia, que incluya:

  • Beber más agua y menos bebidas azucaradas.

  • Comer más frutas y verduras.

  • Preparar sus alimentos preferidos de manera más saludable.

  • Hacer que la actividad física sea más divertida.





Hipertensión Arterial


¿Qué es la hipertensión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre en contra de las paredes de los vasos sanguíneos (arterias) como resultado de la función de “bombeo” que tiene el corazón, el volumen sanguíneo, la resistencia de las arterias al flujo y el diámetro de la luz arterial. Se mide con un aparato denominado esfigmomanómetro; se expresa en mm de Hg mediante dos cifras. La cifra mayor corresponde a la presión sistólica, que se produce cuando el corazón se contrae y la sangre ejerce mayor presión sobre las paredes de las arterias. La cifra menor representa la presión diastólica que se produce cuando el corazón se relaja después de cada contracción, por lo que la presión que ejerce el flujo de la sangre sobre las paredes de las arterias es menor. Se dice que una persona tiene Hipertensión Arterial cuando la presión sistólica es igual o mayor de 140 mm de Hg y la presión diastólica es igual o mayor de 90 mm de Hg.


¿Cómo evoluciona la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial es una enfermedad que puede evolucionar sin manifestar algún síntoma o ser éstos leves, por lo que se le conoce también como “el asesino silencioso”. Lo anterior indica que se puede tener hipertensión arterial y sentirse bien. Por esta circunstancia, se estima que alrededor del 61% de los individuos afectados desconocen estar enfermos.


¿Qué la ocasiona?

Algunas condiciones presentes o ausentes, propias de cada persona, pueden favorecer el desarrollo de la hipertensión arterial. A estas condiciones se les conoce como factores de riesgo.


Los factores de riesgo para llegar a desarrollar hipertensión arterial son:

■ exceso de peso

■ falta de actividad física

■ consumo excesivo de sal y alcohol

■ ingesta insuficiente de potasio

■ tabaquismo

■ estrés

■ presión arterial normal alta (130-139/85-89 mm de Hg), antecedentes familiares de hipertensión y tener más de 60 años de edad


Las personas que presenten factores de riesgo deberán efectuar los cambios necesarios en sus estilos de vida.


¿Cómo se realiza la detección de la Hipertensión Arterial?

La detección es el conjunto de acciones que realiza el personal de salud encaminadas a la búsqueda activa de personas con hipertensión arterial no diagnosticadas o con riesgo de desarrollar la enfermedad.


Procedimiento para la detección Las acciones de detección de la hipertensión arterial consisten en:


A. La medición de hipertensión arterial se efectuará de conformidad con los procedimientos que a continuación se describen:


1. Deberá abstenerse de fumar, tomar productos cafeínados y refrescos de cola, al menos 30 minutos antes de la medición.


2. Debe estar sentado con un buen soporte para la espalda, su brazo descubierto y flexionado a la altura del corazón.


3. La medición podrá realizarse en posición supina (sentado), de pie o acostado.


4. La medición se efectuará después de cinco minutos de reposo


5. Preferentemente se utilizará el esfigmomanómetro (aparato que se utiliza para la toma de la presión arterial) mercurial o en caso contrario uno aneroide recientemente calibrado.


6. Se utilizará un brazalete (manguillo) de tamaño adecuado, para asegurar una medición precisa, ubicándose a la altura del corazón. La cámara de aire (globo) debe cubrir al menos el 40% de la longitud del brazo y al menos el 80% de la circunferencia del brazo; algunos adultos con gran masa muscular requerirán un manguillo de mayor tamaño.


7. Deben registrarse lo dos valores (sistólica y diastólica); la aparición del primer ruido define el valor de la presión sistólica y el quinto ruido se usa para definir el valor de la presión diastólica.


8. E l valor de la presión arterial corresponde al promedio de dos mediciones, separadas entre sí por dos minutos o más. Si las dos primeras lecturas difieren por más de cinco mm de Hg, se realizarán otras dos mediciones y se obtendrá el promedio.


¿Cómo se manifiesta la hipertensión arterial?

Algunas personas presentan dolor de cabeza, visión borrosa, mareo, zumbido de oídos, nerviosismo y cansancio. En otros la elevación de la presión arterial no produce síntomas, pero sí aumenta el trabajo del corazón, lo debilita al paso del tiempo y aumenta el riesgo de alguna complicación.


¿Cuáles son las complicaciones de la Hipertensión Arterial mal tratada?

■ Ataque al corazón.

■ Embolia cerebral.

■ Problemas en los riñones.

■ Problemas con los ojos.

■ Muerte.


https://www.saludtlax.gob.mx/index.php/iniciocoetra/9-servsalud/61-diabetes-e-hipertension

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page